Home » » Calor Extremo: Como Cuidar a los Niños y Bebes de Ataques de Calor

Calor Extremo: Como Cuidar a los Niños y Bebes de Ataques de Calor


El cuidado de los bebés y los niños del calor extremo

Los bebés y los niños pequeños son muy sensibles a los efectos de las altas temperaturas y rápidamente puede estresarse por el calor.

Ya que dependen de otros para tomar el cuidado de ellos por esa razón es muy importante cuidarlos de cerca y evitar que se  deshidraten.



Los signos de estrés por calor y qué hacer

Los bebés y los niños pequeños no pueden mostrar signos y síntomas tempranos de ser afectados por el calor a pesar de estarlo.

> Los signos se observan en su mirada generalmente está opaca o lejana, es más sensible o más irritable que siempre, tiene la piel más seca, se niega a beber líquidos. o teiene un menor número de pañales mojados de lo habitual.

> El punto blando en la parte superior de la cabeza del bebé (fontanela o moyera) también puede ser inferior a habitual.



Si cree que su bebé o niño pequeño está sufriendo por el calor con o sin los síntomas mencionados anteriormente:

> Llamar a su médico de cabecera y hacer arreglos para verlos con urgencia.
> Llevar a su bebé al Departamento de Emergencias del hospital más cercano.



La alimentación y la bebida

Los bebés y los niños pequeños no son capaces de decir que tienen sed, por lo que es importante asegurarse de que estén recibiendo los suficientes líquidos.

> Los bebés amamantados pueden necesitar ser amamantados adicionalmente cuando hace calor, pero en la mayoría de los casos no necesitan de otras bebidas. Darle pequeñas cantidades de agua hervida fría entre amamantadas, especialmente si el bebé consume otros alimentos.

> Los bebés alimentados con biberón pueden necesitar fórmula suplementaria o una pequeña cantidad de agua hervida fría  si parece tener sed.

> Dar a los niños pequeños tragos regulares durante todo el día, lo ideal es agua. Evitar darle bebidas azucaradas o gaseosas.

> Una idea refrescante para los niños pequeños es congelar trozos de fruta (naranja o sandía) para que puedan chupar.

Mantenerlos frescos

> La vestimenta tanto del bebé como del niño pequeño debe ser  ropa holgada y prendas frescas evitando colores oscuros y telas gruesas.

 Salir a la calle o de viaje en el coche

Evite trasladar a su bebé o niño durante los períodos de calor extremo.

> Si usted tiene que salir a la calle, proteja su piel del sol manteniéndolos en la sombra o cubra su piel con ropa holgada y un sombrero.

> Proteja la piel del niño o bebé con crema protectora en las áreas que la ropa no puede cubrir. Consulte siempre la etiqueta del producto antes de aplicar.

> Los bebés pueden recalentarse muy rápidamente en climas cálidos y en especial en los automóviles. Evite viajar cuando está caliente. Si es necesario viajar, hágalo temprano en el día.

> Incluso en temperaturas frescas los coches pueden calentarse muy rápidamente hasta alcanzar temperaturas peligrosamente altas . Nunca dejes al bebé, niños o mascotas solos en
un coche, incluso si el aire acondicionado está encendido, ya que todavía pueden estresarse con el calor.

> Asegúrese de que al bebé o niño pequeño no le pega el sol directamente cuando viaja en un coche, o cuando el coche está todavía estacionado, ya que esto puede causar
sobrecalentamiento. Debido a que su piel es muy delgada, se puede quemar con la luz solar que pasa a través de las ventanas del automóvil, sobre todo si la piel no está protegida.

> Nunca cubra al bebé en un coche con una manta o una toalla ya que esto restringirá el movimiento del aire alrededor del bebé, haciéndolo más caliente.

> Al salir del coche, comprobar que no hay niños que se quedan en el coche. Una forma de recordarle que un bebé o un niño pequeño está en el coche podría ser mantener
un animal de peluche en el asiento de coche del bebé cuando esté vacío. Cuando se abrocha al niño , ponga al animal de peluche en el asiento delantero junto a usted.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada